Acto informativo sobre las consecuencias de la privatización del agua en Laguna de Duero.

Hoy hemos celebrado un acto informativo sobre las consecuencias de la privatización del agua. Los ciudadanos de Laguna han acudido en masa. Dejamos una imagen, pues sobran las palabras. Queremos agradecer a Joaquín Romano Velasco su presencia en el acto, así como la intervención que ha realizado.

La privatización de los servicios de agua: ¿austeridad o negocio?

Esta galería contiene 1 foto

La privatización de los servicios de agua: ¿austeridad o negocio? Pedro Arrojo Agudo Profesor Emérito del Dpto. de Análisis Económico de la Univ. de Zaragoza Este artículo ha sido cedido, desinteresadamente por D. Pedro Arrojo Agudo La estrategia neoliberal del Banco Mundial (BM) y de la Organización Mundial de Comercio (OMC) ha venido presionando para […]

La Plataforma contra la privatización del agua convoca acto informativo en la Casa de las Artes de Laguna

Martes 18 de septiembre. 19:30. Casa de las Artes

 

No a la privatización del agua en Laguna de Duero

No a la privatización del agua en Laguna de Duero

 

Dentro del calendario de actos públicos, que comenzó el 3 de julio, la Plataforma contra la Privatización del Agua de Laguna de Duero convoca, para ofrecer información detallada, un Acto Público informativo el próximo martes 18 de septiembrea las 19.30 horas en la Casa de las Artes de Laguna de Duero. Será un acto donde se expondrá a los vecinos y vecinas del municipio las consecuencias concretas de la privatización del Ciclo Integral del Agua de Laguna, que pretende llevar a cabo el equipo de gobierno del Ayuntamiento. Intervendrá el profesor del Departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Valladolid, Joaquín Romano Velasco que cuenta con estudios ampliamente reconocidos como “Desarrollo sostenible y evaluación ambiental ” y ” Planificación financiera de las corporaciones municipales”.

La gestión pública del Ciclo Integral del Agua es rentable, y garantiza un acceso equitativo al citado bien. Su privatización implica una subida del precio del agua, pérdida del control de un bien esencial en el municipio, efectos negativos en la actual plantilla e hipotecará ingresos futuros del propio Ayuntamiento.