10 Mentiras sobre la privatización del agua

Mentira 1: “La empresa privada es más eficiente que la pública”. La empresa privada solamente busca aumentar sus beneficios, la gestión pública puede utilizar sus beneficios para redundar en una mejora del servicio de abastecimiento y a un compromiso social con la ciudadanía.

Mentira 2: “No se privatiza, sigue siendo pública, pero la gestiona una empresa”. El eufemismo de la externalización de un servicio es muy recurrente en las últimas décadas y pretende enterrar palabras políticamente mal vistas como “privatizar”. La gestión privada de un servicio público es, básicamente, que unas instalaciones sociales se ponen al servicio de unos intereses privados que no son más que el simple aumento de beneficios para una empresa.

Mentira 3: “La privatización mejorará la calidad del agua. ¡Cuando llueve se enturbiece!”. La experiencia de otros municipios con agua privatizada nos demuestran que una gestión privada no mejora en absoluto la calidad del suministro, sino todo lo contrario.

Mentira 4: “No van a subir las tarifas del agua”. Si hay una mentira que se sostenga menos de todas es ésta y basta solamente mirar a otros municipios  y otros lugares de España donde se privatizó el servicio. Las subidas, mayores o menores, son evidentes, ya que una empresa privada prima el aumento de beneficios y, es evidente, que hará una subida de tarifas que le deje un mayor margen de ganancia.

Mentira 5: “El servicio de agua es malo y las instalaciones precarias”. El servicio de aguas de no es en absoluto malo y además rentable. No se han tomado medidas en épocas de bonanza por mejorar dicho servicio hasta que la crisis y un agujero económico de las arcas municipales han llevado a presentar el agua como la mejor opción de venta. Evidentemente, como todo servicio con años de funcionamiento, debe ser mejorado para conseguir una mayor eficiencia del servicio, pero eso debe ser responsabilidad de las instituciones públicas.

Mentira 6: “Los trabajadores del agua serán contratados por la nueva empresa”. Las  empresas que gestionan el 90% de los municipios que tienen privatizada su agua, Aqualia y FCC, no se caracterizan precisamente por su mimo a los trabajadores ni por mantener en el tiempo a los trabajadores que son absorbidos de la anterior gestión pública.

Mentira 7: “El Ayuntamiento no se quedará sin recursos porque no se cobrará todo ahora”. Esta afirmación no es mentira, es simplemente una media verdad. Efectivamente parece ser que no se cobrará todo el montante de la cesión del agua ahora, pero sí se reconoce desde el Ayuntamiento que será una parte muy importante. Teniendo en cuenta que la gestión es a 25 años, cobrando ahora aunque solo sea un tercio, se hipoteca y dificulta cualquier gestión futura municipal, sea quien sea el equipo de gobierno y tenga el color que tenga.

Mentira 8: “La gestión privada es respetuosa con el entorno”. La gestión por una empresa privada nunca será respetuosa con el entorno porque no le interesa el entorno, solo la cifra de beneficios. A dichas empresas no les preocupará destruir o producir perjuicios a zonas naturales para hacer sus instalaciones.

Mentira 9: “¿Qué hay de malo en privatizar si vamos a recibir dinero por ello?”. La directiva marco europea, la legislación de la UE en materia de suministro y saneamiento del agua, establece que el agua no puede ser un bien comercial como el resto. También la ONU dictamina que el abastecimiento y saneamiento del agua es un derecho humano fundamental.

Mentira 10: “El agua no produce beneficios, es deficitaria”. Según un estudio de la Asociación Española de Abastecimiento y Saneamiento (AEAS), en 2002 se produjeron en el sector público del agua unos beneficios de 3.000 millones de euros con una tasa de crecimiento anual del 4,7%. El agua -el último monopolio público del estado tras las liberalizaciones de suelo, telefonía, transportes y combustibles- es a día de hoy uno de los mercados emergentes junto a la gestión sanitaria y que genera ingentes cantidades de beneficios anuales.

La Plataforma contra la privatización del agua convoca una concentración el martes 28 frente al Ayuntamiento

 

El  el jueves 23 de agosto a las 11:30 se dará rueda de prensa, con el objeto de anunciar la campaña de actos de la Plataforma, y denunciar las actitudes “poco democráticas“ del Alcalde y el Concejal de Servicios Urbanos

Dentro de las acciones reivindicativas para que el agua siga siendo pública en Laguna de Duero, la Plataforma abre un calendario de movilizaciones donde pedirá que los vecinos y vecinas  se sumen a la protesta. La primera movilización se convoca para este martes 28 de agosto a las 17.30 horas antes de la celebración del Pleno Ordinario del Ayuntamiento correspondiente al mes de agosto

 Un plan de recorte aprobado en Laguna de Duero que se concreta en, privatizaciones y recortes sin  otra excusa que la de hacer caja para paliar un déficit derivado de su mala gestiónentre las cuales se hallan la privatización del Ciclo integral del agua de Laguna. Su objetivo es convertir el agua en un negocio, ya que es un servicio rentable si se toman en consideración las cifras que facilita el propio Ayuntamiento. Esta privatización implica una brutal subida del precio del agua en torno al 70% en 5 años (facturas bimensuales no cuatrimestrales como ahora) lo cual el Ayuntamiento no ha podido negar en sus últimas declaraciones en prensa llenas de contradicciones.

 La empresa privada intentará recuperar con beneficios la inversión realizada, por lo que se trasladará al precio la cuantía a pagar al Ayuntamiento. Por lo tanto implicará una subida desorbitada de precios. En 2011 ya han subido las tasas, y en el futuro seguirán haciéndolo, como ha ocurrido en otros municipios donde se ha tomado esta decisión.

 Se sustituirá la actual plantilla por otra más reducida y con peores condiciones laborales. Se hipotecarán los ingresos futuros. El Ayuntamiento actualmente obtiene beneficios con la prestación del servicio del agua y no tiene sentido ceder la gestión de un servicio que funciona. No podemos permitir que se privaticen los beneficios mientras se socializan las pérdidas.

 Todo esto ya ha ocurrido en otros municipios donde la gestión ha dejado de depender directamente de los poderes públicos. Liberalizaron el suelo, y ahora pagamos las consecuencias. Si ahora privatizan el agua, estaremos 25 años pagando las consecuencias de una nefasta gestión.

EL AYUNTAMIENTO INTENTA IMPEDIR NUESTRAS REIVINDICACIONES

Esta plataforma está organizando acciones de reivindicación legítimas y democráticas, entre las que se hallan la realización de un mural artístico con un reconocido artista vallisoletano en la primera semana de septiembre con la temática del agua pública.

El concejal de Servicios urbanos Enriquez Fernández Delgado  intenta impedir la realización del mismo denegando el permiso solicitado, amparándose en “que no tiene interés”  y haciendo uso del Ayuntamiento  para sus intereses partidistas en un ejercicio de prepotencia inusitado.

No podrá silenciarnos en nuestras legítimas reivindicaciones por el agua como servicio integramente público.

COMUNICADO 14 DE AGOSTO

El Ayuntamiento pretende justificar la privatización confundiendo a los vecinos intencionadamente

 

El pasado 6 de agosto tanto el Alcalde de Laguna como el concejal Enrique Fernández han facilitado datos erróneos y muy cuestionables con el objetivo de confundir y justificar una privatización que no sólo supone pérdidas de ingresos a medio plazo sino que además llevan implícita una brutal subida de tarifas que el ayuntamiento en última instancia autoriza como  parte del contrato con la empresa adjudicataria.

Este duro plan de recorte aprobado aludido que se concreta en, privatizaciones y recortes sin  otra excusa que la de hacer caja para paliar un déficit derivado de su mala gestiónentre las cuales se hallan la privatización del Ciclo integral del agua de Laguna. Su objetivo es convertir el agua en un negocio, ya que es un servicio rentable si se toman en consideración las cifras que facilita el propio Ayuntamiento. El estudio preliminar de la llamada “asesoría” (WATER & PARTENERS,S.L.) que cobra unos 23.010 euros por el estudio, contempla lo que el alcalde pretende negar: una brutal subida del precio del agua en torno al 70% en 5 años (facturas bimensuales no cuatrimestrales como ahora) más lo que Ayuntamiento tendría que pagar también por el agua consumida a la empresa, lo que supondría un mayor coste para las arcas municipales. Hay que recordar que el agua potabilizada en 2011 (1.739.506 m3) con la privatización tendría que pagarse a la empresa generando pérdidas.

Las cifras que declaran tanto el Alcalde de Laguna como el concejal Enrique Fernández, mezclan la liquidación de presupuesto 2011 (lo realmente gastado e ingresado) con cifras del presupuesto de 2012. Pretender confundir no es de recibo para negar cantidades que el propio Ayuntamiento facilita en la liquidación y presupuestos. La cantidad en “instalaciones y productos” es engordada en 75.000 euros, pues la liquidación era de 232.400 € no de 307.000 € como indican Alcalde y Concejal. Ese engorde  de  75.000  ¿a  que se debe? ¿a prebendas, pagos no declarados u otras cuestiones?. Se hace una mención de gasto errónea de 425.000 € cuando en realidad personal (113.000) e instalaciones y servicios (307.000) suman 420.000 €, a no ser que se incluya de forma inadecuada 4.000 € de subvención  a la Asociación Ibérica de Municipios Ribereños del Duero.

En un ejercicio de “maquillaje contable” en el presupuesto 2012 han aumentado la partida de “trabajos realizados por otras empresas y profesionales” en 38.010,00 € lo que supuso pasar de 117.000,00 en la liquidación de 2011 a 155.010 € en los presupuestos de 2012. El material y suministros  pasa de  80.000 € (liquidación 2011) a 117.000€ en los presupuestos de 2012. La conclusión es clara: aumentar artificialmente los gastos en presupuestos cuando la liquidación dice lo contrario. De hecho de las liquidaciones de presupuestos de 2010 y 2011 se desprende que es un servicio que ha generado beneficios pues los ingresos corrientes eran muy superiores a los gastos corrientes.

El “cuento de la lechera” es lo que pretenden contarnos tanto Alcalde de Laguna como el concejal Enrique Fernández, cuando tomando las cantidades que el propio Ayuntamiento facilita y sin mezclar años contables los resultados son reveladores. Liquidación del 2011 (lo realmente gastado e ingresado) arroja en el servicio de aguas 349.800 € de gastos y 610.000 € de ingresos. En los presupuestos de 2012 sin la privatización 425.855 € de gastos y 660.000 € de ingresos. Tendría que explicar muy bien el Ayuntamiento como hacen sus operaciones para que contradiciendo lo que ellos mismo facilitan resulten 860.000 € de ingresos y 1.145.000€ de gastos que afirman en prensa.

No sólo pretenden contarnos el “cuento de la lechera”, sino que justifican la privatización para evitar subir impuestos, cuando realmente no paran de subir gravámenes, como el IBI, la tasa de basuras, la futura depuración, alcantarillado, etc.; a lo que se sumara la brutal e indiscriminada subida del agua como consecuencia de la privatización. Van a vender las zapatillas para comprarse los cordones.

CIENTÍFICOS OPINAN SOBRE LA PRIVATIZACIÓN

Pedro Arrojo, Profesor Titular del Departamento de Análisis Económico de la Universidad de Zaragoza.

 Empezamos a confrontar este modelo por todo el mundo bajo el pretexto de la crisis y utilizando el equívoco de la “austeridad”, que no es otra cosa que “sabotaje social”.

La privatización del Agua – Pedro Arrojo http://t.co/CyxHv7DC — ATTAC España (@attacespana)